martes, 26 de octubre de 2010

MONSTERS (2010)

MONSTERS (2010)
Dir. Gareth Edwards
  • Guión: Gareth Edwards
  • Actores: Whitney Able, Scoot McNairy
  • País: Inglaterra
  • Clasificación: Espaciales

Sinopsis:

Seis años atrás, la NASA descubre la posibilidad de vida extraterrestre dentro de nuestro mismo sistema solar y lanza una sonda espacial para recabar muestras. Sin embargo, cuando la sonda regresa, un accidente hace que reingrese al planeta exactamente sobre el norte de México. La nave, averiada, cae a tierra y disemina toda su carga biológica que rápidamente comienza a proliferar.

Ahora el norte de México es el hábitat de extrañas formas de vida extraterrestre, gigantescas criaturas similares a pulpos que se reproducen en los bosques, los desiertos y las selvas y que amenazan con desplazarse a otros puntos del país y por supuesto, de los Estados Unidos.
Para impedir esto, los norteamericanos construyen una gigantesca pared de seguridad, una especie de muralla china anti monstruos que va de lado a lado del continente y mantiene alejados y recluidos a los monstruos en su “zona de infección”.

Es así que todas las noches, de casi todos los días, los militares estadounidenses y las fuerzas mexicanas se enfrentan a las extrañas criaturas y bombardean kilómetros y kilómetros de territorio de lo que antes fueron los estados de Baja California, Sonora y Sinaloa, Chihuahua, Nuevo León, Durango, y Tamaulipas.

La historia se centra en Andrew Kaulder, un fotoperiodista de una revista norteamericana que llega a México con el objetivo de recabar fotografías sobre las bestias y su labor de destrucción. Para su suerte, una de estas criaturas a logrado salir de la zona de confinamiento y ha atacado una ciudad mexicana no especificada, donde Andrew comienza su trabajo. Por desgracia, la hija del dueño de la publicación, Samantha Wynden, se encuentra de turista en el lugar y ha salido herida del encuentro con el monstruo, por lo que el empresario pide a Kaulder escoltarla hasta lo que supones es Veracruz, y conseguirle su regreso sano y salvo a los Estados Unidos en un ferry.
Molesto, Kaulder acepta llevar a Samantha, pero durante el accidentado viaje donde los militares amenazan con cerrar el puerto y la pérdida de los boletos del ferry por el mismo Andrew, las cosas comienzan a tornarse cada vez más difíciles para regresar.

Ahora la única forma de volver es adentrándose en la misma zona infectada, hasta llegar a la gran muralla fronteriza y de ahí a la seguridad de los Estados Unidos. Para ello sobornan a las autoridades y consiguen la escolta de un grupo armado que conducirá a la pareja y a una familia mexicana hasta prácticamente la gran pared. Pero las cosas no salen bien. Uno de los monstruos gigantes ataca el convoy y de milagro quedan vivos Samantha y Andrew quienes se ven obligados a caminar por la selva hasta la gran muralla donde se encuentran con una desagradable sorpresa: las bestias han logrado entrar a territorio norteamericano y han convertido a un limpio e idílico pueblo en una verdadera ruina.

Ahí la pareja tendrá un nuevo y prodigioso encuentro con estas criaturas y se darán cuenta de que el viaje a cambiado sus vidas para siempre.

Comentarios:

Monsters, la película de Gareth Edwars es básicamente una gran metáfora sobre la inmigración y es también una crítica hacia la política intervencionista de los Estados Unidos en los países de Latinoamérica.

Parte de una corriente de películas de ciencia ficción como DISTRICT 9 (Neill Blomkamp, 2009), la serie V (Kenneth Johnson, 1983) o la misma ALIEN NATION (Graham Baker, 1988) que recurren al tema fantástico como forma de una crítica y reflexión social, la película de Gareth alude de forma alegórica a una situación política de candente actualidad: la incursión en el país del norte de la inmigración latinoamericana.

Gareth sostiene en su film que esta inmigración no es totalmente un hecho aislado. Así como los Estados Unidos trajeron irresponsablemente del espacio formas de vida extraterrestre, en la política global, las intervenciones norteamericanas en países del cono sur y en el mismo México han desatado una inestabilidad política y social que ha favorecido al crecimiento de una población empobrecida que ahora devuelve la moneda al convertirse en una ola de invasión que busca en el país del norte, la esperanza de una vida mejor.

Aunque claro, eso no exime a los mismos países latinoamericanos de gran parte de la culpa. La película muestra el grado de corrupción de las autoridades – en este caso mexicanas – que aunque duela, no podemos negar. Las intervenciones norteamericanas no son solamente aceptadas sino que son promovidas: los militares gringos entran en el país de forma por demás libre con el objetivo de bombardear las zonas infectadas. Por supuesto, no lo hacen por solidaridad o como una forma de subsanar su irresponsabilidad al haber creado una situación de crisis con el reingreso de la nave en un país que no era el suyo. No. Bombardean México porque su verdadero objetivo es que las bestias no accedan a los Estados Unidos y para ello hacen uso de agentes tóxicos y todo lo que se encuentre a su mano, con el fin de proteger la integridad de su país. Por supuesto, al estado mexicano, que tiene el problema en su propia casa y con una fuerza militar que resulta empobrecida delante de los monstruos, estas incursiones le resultan por demás, necesarias.

En el transcurso de la película podemos ver un mural donde los militares mexicanos y los norteamericanos se dan la mano como aliados en esta lucha contra los “aliens”, pero es obvio para el espectador quien necesita de quien. Y es obvio porque Edwards retrata al país como ya estamos acostumbrados a que lo hagan los extranjeros: como una nación casi por entero tercermundista, donde la miseria resulta pintoresca y donde todo parece estar infectado de obsolescencia. Los pueblos por donde pasa la pareja son prácticamente conjuntos de chozas, los medios de transporte son autobuses arcaicos que transportan gente y gallinas, mientras que los puertos son lugares exóticos donde los hoteles son de mala muerte, apenas hay aire acondicionado y donde es sumamente fácil hacerse de una puta mexicana.

Aún y con la intención de una exponer una serie de injusticias sociales, Monsters resulta ser una película sumamente maniquea con cierta tendencia hacia lo políticamente correcto, aunque para subrayar ciertos puntos tal vez esta posición sea necesaria. La comparación entre un México tercermundista y un Estados Unidos civilizado y seguro ilustra su tesis personal sobre la crítica que quiere hacer sobre la relación entre los Estados Unidos y la mayor parte de latinoamerica.
Edwards retrata a la sociedad del norte como una ilusión construida, como una forma de vida artificial que haciendo uso de una falsa seguridad tanto económica como social, arrebata a sus ciudadanos su verdadero sentido de existir. La chica, Samantha, ha salido de los Estados Unidos para ir a México porque se encuentra atrapada en una relación que no le satisface pero a la que parece estar atada por los convencionalismos y las reglas sociales. Por su parte, Andrew es un fotógrafo que se ha visto obligado a despojarse de toda emoción para llevar a su publicación fotos espectaculares de desastres. “Dejame preguntarte algo” – dice Kaulder a Samantha – “¿Sabes cuánto paga la compañía de tu padre por la foto de un niño asesinado por una criatura? $50,000 dólares. Ahora, ¿sabes cuánto me pagan por la foto de un niño feliz? Nada.”

Para Edwards, los Estados Unidos es el país de despersonalización, de las apariencias, del engaño. Mientras que por supuesto, México – aunque rodeado de miseria y exotismo - representa lo autentico, lo natural, el punto de contacto con el humano interior. Tan es así que muchos de los habitantes de la zona infectada han llegado a adaptarse con las criaturas y las han convertido en parte del hábitat natural del lugar. No son ya extraterrestres, como reza el corto. Son residentes.
Cuando Andrew y Samantha llegan a los Estados Unidos y se dan cuenta de que ahí también han llegado los monstruos, son entonces testigos de un espectáculo sorprendente. Dos criaturas gigantes, monstruos muy parecidos a pulpos descomunales, realizan un hermoso acto de apareamiento frente a sus ojos que despertaría las más profundas envidias de cualquier documentalista del Discovery Channel. Este acto, desprovisto de horror ofrece una nueva dimensión a las vidas de la pareja. No son criaturas amenazantes. Son simplemente criaturas vivas, como nosotros que han hecho de su hogar a la tierra donde han sido traídos.

Ante este viaje iniciático, que los ha llevado de la hipócrita civilización al encuentro con ellos mismos, Samantha tiene unas palabras que logra expresar tristemente cuando escucha que las fuerzas del orden vienen en su rescate: “no quiero volver a casa”.

Por desgracia y como hemos visto, Monsters se construye también sobre el cliché: Estados Unidos moderno pero malo y despersonalizador / México salvaje y tercermundista pero autentico. La exclamación final de Samantha - no quiero volver a casa – no lo dice sin embargo una mujer que ha encontrado su objetivo en la vida. Lo dice una niña que no quiere volver al estomago del sistema.

En cierta manera y por esas razones, la posición de Edwards resulta algo superficial. Nos vuelve a contar la misma historia del salvaje bueno y el civilizado malo. Hay una escena que lo subraya de forma muy poética, aunque para muchos resulte ridícula: En su periplo hacia el norte, la pareja encuentra una pirámide perdida (que por cierto, es maya) y desde su cima pueden observar la gran muralla, la pared que divide a los Estados Unidos de México. Dos obras arquitectónicas fabulosas, frente a frente. Una representante de un mundo arcaico pero sensitivamente vivo y el otro una obra de hormigón, fría e impersonal, creada por el miedo y los prejuicios de un país que teme adaptarse a un nuevo mundo y que sobreprotege a sus habitantes, apartándolos de la naturaleza y del exterior, de todos los demás, con una endeble promesa de progreso.

Y eso es precisamente lo que quiere develar Edwards con su película: El miedo del país más poderoso de la tierra:

“Hoy, mis queridos ciudadanos, nuestro modo de vida, nuestra querida libertad, han sido atacados. Inmediatamente después del primer ataque, he activado los planes de emergencia de nuestro Gobierno. He requerido a todos los efectivos de nuestros cuerpos de seguridad e inteligencia para encontrar a los culpables y llevarlos ante la justicia. No haremos distinciones entre los que han cometido esos actos y los que los protegen. Gracias, buenas noches y que Dios bendiga a Estados Unidos”

George Bush dijo estas palabras en televisión después de la caída de las Torres Gemelas, en el 2001, pero para Edward, ese modo de vida y esa libertad que tanto se quiere proteger, es una falacia, es una mentira.

El miedo a los monstruos es pues, el miedo a la libertad.

  • La película fue filmada en México, Belize, Nicaragua y Texas con un equipo de filmación “de Guerrilla” o sea, un equipo ultra básico de filmación, los actores y un presupuesto sumamente bajo.
  • El mito dice que Gareth Edwards quien dirige, escribe y hace los efectos especiales de esta película en sus computadoras que carga para todos lados, gastó en ella solo $15,000 dólares, pero el mismo director menciona en su aparición en la Comicon de New York que realmente el presupuesto fue más alto, casi como el precio de una casa pequeña. Igualmente, es sorprendente la calidad del producto final con respecto a unos costos que siguen siendo muy bajos.
  • La mayor parte de las personas que vemos en el filme, son actores improvisados que Edwards seleccionaba de los mismos lugares de filmación. Todas las locaciones son exteriores y muchas veces el equipo filmaba rápidamente y sin permisos.
  • Es inevitable señalar las similitudes entre esta película y filmes como STALKER (Andrei Tarkovsky, 1979) y WAR OF THE WORLDS (Steven Spielberg, 2005) o las historias de que las cuales provienen: PICNIC AL LADO DEL CAMINO de los Hnos. Strugatsky para la primera, y la obra homónima de H. G. Wells para la segunda, pero realmente MONSTERS se sostiene por si sola y no es un pastiche ni una mezcla inmisericorde de las anteriores. Es un producto que puedo llamar autentico y original.

[Existe una versión en DVD ]
TRAILER OFICIAL


ENTREVISTA CON GARETH EDWARDS

3 comentarios:

Almas Oscuras dijo...

Hola
Mi nombre es Joan Lafulla. Soy propietario del blog Almas Oscuras. Conocí tu blog a través de un comentario que dejaste en nuestro post de Monsters.
Tan sólo quería darte la enhorabuena por el blog y también por esta reseña de Monsters que me ha parecido magnífica.

Un saludo.

Gabriel dijo...

No, Muchas gracias a ti Joan :)

Anónimo dijo...

Se ve que esta interesante,a verla :D Por cierto no conoces una pelicula,no me acuerdo muy bien como va pero es de un mounstro que sale del agua parece como un anfibio o pescado. En una escena se ve que van corriendo y la cosa esa gigante va detras,como que la hicieron en Japon o algo asi. Por fa te lo agradecere.