domingo, 2 de enero de 2011

SHARKTOPUS (2010)

SHARKTOPUS (2010)
Dir. Declan O'Brien

  • Guión: Mike MacLean
  • Actores: Eric Roberts, Sara Malacul Lane, Kerem Bursin
  • País: Estados Unidos
  • Clasificación: Extraños, Monstruos Marinos
Sinopsis:

Una gigantesca bestia marina, híbrido de tiburón y pulpo, ha sido diseñado por una compañía para ser usada como maquina de defensa por la naval. Controlado por un aparato conectado al sistema sensorial de la bestia y dirigido por una especie de software biológico, la criatura se sale de control gracias a un inesperado accidente en Santa Bárbara, California y decide migrar a aguas más cálidas. Puerto Vallarta, en México, es su destino, al igual que el de miles de turistas gringos que llegan a pasar sus vacaciones a las atractivas playas de Jalisco.

Ni tardo ni perezoso, la bestia comienza a hacer de las suyas, sembrando el terror en los cientos de “resorts”. Por supuesto, la compañía que lo creó, amenazados por la naval norteamericana, busca capturar viva a la criatura y para ello, el Dr. Nathan Sands (Eric Roberts) envía a su propia hija, Nicole (Sara Malacul) quien diseñó el software biológico y a un rebelde joven que alguna vez estuvo en su nomina, el Casanova Andy Flynn (Kerem Bursin). Al igual que ellos, una reportera norteamericana y su camarógrafo andan tras la pista de la criatura, de la cual lograron una sorprendente toma.

El “Pulpurón” mientras tanto no pierde el tiempo y ataca a sus víctimas sin piedad, pero con una particularidad: no se alimenta de ellas. Solo las mata. ¿Por qué? Tal vez existe algo turbio detrás de el contrato entre la Marina y la compañía que ha diseñado al monstruo.

Comentarios:

Producido por la famosa factoría Corman, Sharktopus no tiene empacho en mostrarse como lo que es, una película clase B, donde el guión, la actuación y la misma producción no es precisamente lo más importante. Sin embargo y por desgracia, la película resulta muy mediana para la expectación que causo la noticia de su filmación para todos aquellos amantes del cine basura – en este caso - de monstruos.

La película resulta tan predecible, tan estereotipada, que no da el brinco esperado. No se convierte en una película divertida por lo absurdo de su propuesta, sino que acaba siendo otro cliché de cualquier película de tiburones gigantes asesinos, pero ahora con un pez que tiene cabeza de tiburón y tentáculos de pulpo, que no invita a la carcajada, ni rompe moldes en ningún aspecto. De hecho lo verdaderamente divertido de la película comienza a casi 20 minutos de su final, donde la criatura (realizada en un pésimo CGI que sería perdonable si no fuera realmente tan deplorable, pues la criatura parece más que nada un diseño a medio hacer) hace estragos en los “resorts” mexicanos atestados de gringos pensionados, springbrakers en bikini y sexys senioritas mexicanas, en escenas tan ridículamente absurdas, que es imposible no esbozar al menos una sonrisa.

Entre esas maravillosas pero escasas escenas tenemos una donde el pulpurón ataca con salvajismo a un grupo de Puerto Vallarta Mexican Dancers, de esos grupos de baile y animación contratados por los hoteles “all inclusive” para el sano esparcimiento de sus visitantes, entre cuyos números se cuentan ¡el bailar música de mariachi vestidos con disfraces de danzantes aztecas!

Por supuesto, el México retratado en la película se ajusta como anillo al dedo a la imagen maniquea que muchas películas hollywoodenses promocionan de nuestro país: una especie de Disney tercermundista, exótico y fiestero, repleto de tequila, diversión y muchachas bonitas; el lugar perfecto para ir a gastar tus días de pensionado. Puedo pensar en dos motivos para esto: Porque de verdad esa es la imagen que tenemos (y que al menos nos sirve de promoción para el turismo, porque lo que sea de cada quien, la película fue filmada en lugares muy atractivos) o porque es parte del sentido de hacer esta película una verdadera película clase B. No importa. Ya estamos acostumbrados a ello.

Es un hecho que nadie esperaba nada serio de un film que se llama “Pulpurón” (Sharktopus, en inglés) y que es más, esperábamos con ansia que no se tratara de nada serio, pero el tratamiento dado a este filme para la televisión resulta pues, tan plano que no cumple realmente con las altas expectativas que nos habíamos formado los que gustamos de las-películas-que-de-tan-malas-son-buenas.

  • Filmada casi por entero en Puerto Vallarta, el filme selecciona realmente muy bellas locaciones.
  • El mismísimo Roger Corman aparece en un cameo como un gringo pensionado que observa sin inmutarse como el pulpurón captura con sus tentáculos a una chica norteamericana que es arrastrada de la playa al mar. Corman toma de entre la arena un descubrimiento que la chica había hecho: una antigua moneda de oro estampada con la figura de un sol azteca. Es un dato tan ridículo que es sin duda hecho a propósito para subrayar la ignorancia que muestran y de la que gozan muchas de las películas baratas. Y por qué no, es tal vez también una crítica a la indolencia de nuestra sociedad.


5 comentarios:

Caracola Mágica dijo...

Jajajajajaja.

El Escritor de Pacotilla dijo...

0_o! entre estas y las de the asylum ya creo que el mundo (cinematográfico) se acabará antes de 2012

Luis Alberto dijo...

¿Pulpo Tiburón?, ne recuerda la criatura del manga Gyo, ¿Lo leíste?

Por cierto, ¿Conoces libros que tengan como tema central a monstruos gigantes?, podría ser el gran boom después de la literatura de zombies.

Gabriel dijo...

Pues estan los de Steve Alten que he comentado en este mismo blog que tratan de tiburones gigantes y uno del monstruo del lago ness. Y hay también algunas antologías del tema...te investigo

Anónimo dijo...

chafa r.r